martes, 13 de mayo de 2008

Las creencias estúpidas de Anna Santiago (y los estúpidos que actuamos acorde a sus creencias)


Anna Santiago es la catalana (revise el segundo posteo histórico de este blog). Y tiene extrañas creencias. Por ejemplo, piensa que nosotros somos sus padres adoptivos, por lo cual cuando se auto invita a cenar (o digámoslo, la invitamos nosotros) no encuentra nada mejor que comportarse como quinceañera en la mesa y no parar de reír, por cosas como ¡poto!. También cree que las casas y escuelas se diseñan en un ratito, así como “dibújame un planito de la escuela, no sé adonde poner las ventanas, pero es para ahorita, así que así no más…”. Además, me parece que considera que si el Arquitecto Oyarzun está en la obra (sólo estar) no puede salir nada malo en términos constructivos… (como si Darío supiese “construir” cosas!). Pero tiene pensamientos aún más extraños. No sé porqué, ni cómo, pero piensa que yo soy médico. Debe ser porque una vez le dije a la Andrea algo así como curarse una picadura de mosquito. De ahí la relación hija-hermana-cuñada de médico = médico, no sé como la hizo.
Lo único que sé es que me mandan a llamar desde la casa de los voluntarios cuando pasa algo médico (y ahí parto yo con mi botiquín bajo el brazo), y lo último, me engaña y termino haciendo rondas médicas (¿Le duele cuando le toco aquí?, ¿y si le muevo el pie hacia acá, le duele?.... –anna, hay que llevarlo a un médico de verdad, creo que lo picó algún bicho raro!!). He tratado de demostrarle lo anti ético y problemático que puede llegar a ser que la gente crea que yo soy médico y venga a pedir consejos (así como, LA GENTE PUEDE MORIR!), pero no logro convencerla. Sigue trayéndome las cremas que compró en la farmacia para que le vea si es la misma que utilizaba en cataluyna, cuando ella perfectamente puede leer los componentes y darse cuenta que son las mismas. Pero no importa. Mi voz de médico puede más que su sentido común.

3 comentarios:

Pablo Alfaro dijo...

Ya que estamos en esta, podrías ampliar tu giro y ofrecer atención psicológica o psiquiátrica a distancia, a través del blog.
Últimamente veo duendecitos azules caminando por el techo, es eso normal?

A propósito, intenté leer el blog de vuestra "hija"... y entendí nada!

anna santi dijo...

YUJUUUUUUUUU!!!!!!!

Andrea dijo...

No hay más fiel retrato de la realidad de Anna que el que acabas de realizar Rocío... imagínenese yo que vivo con ella :)
AndreA